Situación actual de los recursos naturales (según FAO)

resumen y análisis, presentación FAO (Food and Agriculture Organization) a la ONU sobre situación actual de los recursos naturales.

Datos importantes para entender la problemática de los recursos naturales.

  • Se necesitan de 2 000 a 5 000 litros de agua para producir los alimentos diarios de una persona.
  • Entre 2000 y 2004, unos 262 millones de personas fueron víctimas de desastres relacionados con el clima. El 98% de estas personas vivía en países en desarrollo.Como se prevé que la población mundial llegará a 8,2 millardos para 2030, la Tierra tendrá que alimentar a 1,5 millardos más de personas, de las cuales el 90 por ciento vivirá en los países en desarrollo.
  • El 20 por ciento de la población mundial vive en cuencas hidrográficas con peligro de sufrir inundaciones frecuentes.Más de 1,2 millardos de personas viven en zonas de gran escasez de agua, donde ésta no basta para satisfacer las necesidades de todos.
  • Aproximadamente 1,6 millardos de personas viven en cuencas donde escasea el agua y probablemente no hay suficiente capacidad humana o recursos financieros para desarrollar los recursos hídricos adecuados.
    Se estima que 250 millones de personas sufren los efectos de la desertificación y casi un millardo corre el mismo riesgo.

imageLos desafíos de la escases y el cambio climático

Los recursos naturales (la tierra, el agua y el material genético) son esenciales para la producción de los alimentos, el desarrollo rural y los medios de subsistencia sostenibles. Desafortunadamente, por el acceso a estos recursos es probable que muchas regiones aumenten los conflictos (presentes desde hace mucho tiempo en la historia humana) debido a la demanda de alimentos y energías, así como a la perdida y la degradación de las tierras productivas.
Las transformaciones de las condiciones agrícolas, una escases mayor de agua, la perdida de la biodiversidad, los acontecimientos meteorológicos extremos y otros efectos del famoso cambio climático exacerbaran los conflictos. para salvaguardar la agricultura productiva habrá que afrontar estos desafíos.

Recursos de tierras

La tenencia de la tierra es una cuestión importante. En este ámbito la FAO promueve la adopción de políticas que garanticen un acceso adecuado a los recursos de tierras. Colabora con otras organizaciones internacionales para contribuir a este proceso mediante la formulación de directrices que comprenden la gobernanza correcta de la tenencia de las tierras y su administración, así como la restitución de proimagepiedades para los refugiados y las personas desplazadas.
El programa de la FAO de ordenación de las tierras respalda la agricultura sostenible y promueve un conocimiento mejor de las características de las tierras y sus usos potenciales. Trabaja en la elaboración de inventarios y evaluaciones de los recursos de tierras y recientemente inauguró una base de datos de los suelos de todo el mundo.

Salvaguardia de los recursos Hídricos

Se prevé que la población mundial aumentará de los 6,7 millardos de hoy a 7,2 millardos en 2015. Uno de los desafíos mundiales a la luz de este crecimiento demográfico será la capacidad de producir más alimentos con menos agua, incrementar la eficacia en el uso y la productividad del agua, y garantizar el acceso equitativo a los recursos hídricos. Hoy en día, la agricultura de irrigación consume en torno al 70 por ciento de la extracción mundial de agua dulce. Este volumen sube al 95 por ciento en muchos países en desarrollo, mientras que el consumo industrial y doméstico representan alrededor del 20 por ciento y el 10 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, está aumentando la presión del uso industrial y doméstico de agua, así como la necesidad de conservarla para que los ecosistemas funcionen bien. Además, el cambio climático y las repercusiones de la variabilidad del clima en las regiones más vulnerables plantean otros desafíos. La cantidad de agua necesaria en la agricultura para la producción de biocombustibles planteará otro problema.
La FAO es un asociado activo de primer orden en UN-Water, un mecanismo para fortalecer la coordinación de todos los organismos de las Naciones Unidas que se ocupan de cuestiones relacionadas con el agua. La base de datos de la FAO sobre el agua, AQUASTAT, contiene información y datos primordiales por países y regiones.
image

Gestión de la Bioenergía

A largo plazo, el aumento de la demanda de biocombustibles podría ofrecer una oportunidad en los países en desarrollo para reducir la pobreza, incrementar la seguridad alimentaria y ofrecer una fuente de energía limpia, pero sólo con las políticas e inversiones apropiadas. Para mejorar su
capacidad de ofrecer un asesoramiento bien fundamentado en materia de política bioenergética, la FAO está preparando una nueva metodología para medir las repercusiones de la producción de bioenergía en la seguridad alimentaria. Se está sometiendo a prueba esta metodología a través de proyectos piloto en Camboya, Perú, Tailandia y la República Unida de Tanzania.

Convenios, tratados y comisiones

La Organización también desempeña una función de primer orden en la esfera de los convenios y tratados internacionales para el medio ambiente. La FAO es un asociado importante en la promoción de tres convenios de gran importancia sobre la diversidad biológica, la desertificación y el cambio climático. La Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura, organización intergubernamental, tiene como fin asegurar que las futuras generaciones tengan acceso a los recursos genéticos y que todos participen en los beneficios.

Calentamiento Global

El cambio climático exacerbará los problemas actuales del hambre y la inseguridad alimentaria en muchos países. Para millones de personas que viven en ecosistemas frágiles, el cambio climático puede incrementar mucho el riesgo de que se malogren las cosechas y se pierda ganado. La función de la FAO consiste en promover opciones de adaptación y ayudar a las comunidades rurales a adecuarlas para satisfacer sus necesidades. Al mismo tiempo, la propia agricultura puede ser parte de la solución en lo que se refiere a reducir las emisiones de gases que producen el efecto invernadero. En otras palabras, la agenda agrícola y la ambiental deben estar estrechamente ligadas para asegurar que
la agricultura contribuya a mitigar el clima, reduzca las emisiones y fije el carbono en el suelo.
Desde 2005 la FAO dirige un proceso de adaptación de los medios de subsistencia a la variabilidad y el cambio del clima en una zona propensa a la sequía del noroeste de Bangladesh, donde una gran parte de la población está expuesta crónicamente a una serie de peligros naturales. La Organización colabora con organizaciones clave y grupos de agricultores para ofrecer servicios que ayuden a los agricultores a afrontar mejor la
variabilidad del clima.